Tinto

El vino es una bebida alcohólica que se obtiene de la fermentación del jugo de la uva. El vino tinto es un vino de color rojo oscuro obtenido del mosto de la uva negra oscura fermentado con las pepitas y los hollejos de la uva. En función del tiempo de envejecimiento que se realice en la barrica y en la botella pueden conseguir vinos jóvenes, crianza, reservas y gran reserva.

Es importante realizar la vendimia en el momento adecuado de maduración de los frutos de la vid. La uva se retira de forma manual o mecanizada, se vuelcan en grandes cestos y después se transporta a la bodega. Sin embargo para vinos selectos la uva se deposita en pequeños cestos y se traslada a la bodega directamente para evitar que la uva se aplaste y empiece el proceso de fermentación en el transporte.

Una vez en la bodega, existen dos métodos de elaboración: el de maceración carbónica, con uva entera y confinada para la elaboración de vinos tempranos, y otro en el que se elimina el raspón del racimo y se rompe la uva antes de la fermentación por levaduras para la elaboración de vinos de crianza.La uva no se lava para que las levaduras que se encuentran sobre el fruto ayuden a la fermentación, sin embargo, es muy importante el cuidado de la higiene en el proceso posterior.

Tras finalizar el proceso de fermentación el vino se almacena en barricas de roble que aportarás sabores y olores al vino dependiendo del tipo de barrica que se use, de roble francés o americano, y el nivel de tostado que se haya dado a la madera.

Posteriormente se pasa a la fase de embotellado, el encorchado dispersa aire en el vino y provoca un deterioro al transformar los hierros que contiene, pero transcurrido un tiempo, el oxígeno que contiene es absorbido por el vino y en unos meses se encuentra estabilizado de nuevo.

Según el tiempo de envejecimiento en la barrica y en la botella, los vinos tintos se clasifican:
Joven o de año: no ha pasado ningún tiempo en la barrica o no el suficiente para ser considerado crianza.
Crianza: ha pasado entre seis y doce meses en la barrica, y permanece reposando en la botella hasta cumplir dos años tras su elaboración, antes de poder ser comercializado.
Reserva: como mínimo un año en la barrica y reposo en la botella hasta haber transcurrido tres años desde su elaboración.
Gran reserva: al menos dieciocho meses en la barrica y el resto en la botella, y puede comercializarse tras el sexto año. A esta etapa solo llegan las cosechas excepcionales.

Tomar una copa de vino tinto al día ayuda a nuestra salud en general.

Mostrando 1–12 de 32 resultados