espumoso

Los vinos espumosos o de aguja son vinos con gas disuelto, este gas se produce gracias a un segundo proceso de fermentación dentro de la botella cerrada o en depósitos cerrados. La segunda fermentación en botella se puede conseguir añadiendo azúcar, embotellando antes de que haya terminado de fermentar o cerrando la cuba de fermentación antes de ésta termine.

Se pueden denominar champán a los que siguen el método tradicional y sólo si tienen la denominación de origen en la región correspondiente de Francia. Los elaborados en España se denominan cavas, utilizando también el método tradicional para su elaboración.

Los vinos espumosos se elaboran a partir de muchos tipos de uvas aunque los más frecuentes son Chardonnay que es una uva blanca, Pinot Noir y Pinot Meunier que son uvas de tinta de pulpa blanca.

El método tradicional de elaboración de vinos espumosos consiste en someter el vino, una vez embotellado, a una segunda fermentación para producir el gas. Este proceso se aplica al champán y es considerado el de mayor calidad. Otro método de gasificación es el Charmat, que realiza la segunda fermentación en grandes tanques y cuando ya está gasificado se embotella. Por último, el método de gasificado que consiste en inyectar el gas directamente en el vino. Las burbujas que se obtienen son más gruesas y menos integradas que en los dos procesos anteriores.

Estos vinos sirven para acompañar el aperitivo, postre o un buen marisco. Gusto de vino con un tacto especial por sus burbujas.

Vinos singulares que siempre han sido signo de alegría.

Mostrando todos los resultados 4