cerveza

La Cerveza es una bebida alcohólica no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada germinados u otros cereales. Generalmente presenta un color ambarino con tonos que van del amarillo oro al negro pasando por los marrones rojizos.

Se considera una bebida gaseosa y suele estar coronada de una espuma más o menos persistente. Su aspecto puede ser cristalino o turbio y su graduación alcohólica puede alcanzar los casi 30% vol.

A diferencia de las bebidas obtenidas a partir de zumos de frutas fermentados, como los vinos, en la cerveza el cereal base no contiene originariamente azúcar ni agua. Para conseguir azúcar a partir del almidón del cereal, es necesario modificarlo mediante el proceso del malteado y sumergirlo en agua a la temperatura adecuada. Posteriormente se filtra, se hierve y se le añade lúpulo. Una vez enfriado a una temperatura que permita el desarrollo de las levaduras, se añaden éstas y se inicia la fermentación que producirá el alcohol y el dióxido de carbono.

Existen distintos criterios de clasificación de la cerveza, en base a los ingredientes utilizados, el aspecto que tenga, los procedimientos realizados para su elaboración, su procedencia o denominación de origen y en base a su graduación.

La evolución de la Cerveza ha sido bastante amplia, ya que originalmente se concebía como un alimento, se bebían con cañas para evitar encontrarse con grumos de pan. Posteriormente se consideró la cerveza como sagrada, era un acto procedente de las divinidades con un fuerte carácter mágico. Del carácter sagrado pasó la cerveza a ser vulgar debido a las grandes cantidades de producción que hicieron que bajara su calidad.

La cerveza posee un alto contenido en vitaminas, sales minerales, fibras, micro nutrientes y carbohidratos. Según un estudio realizado en la Universidad e Cardiff, la cerveza incrementa el colesterol bueno, mejora la coagulación de la sangre, tiene un alto contenido nutrcional y favorece la digestión.

Mostrando el único resultado