Vinos de la Tierra de Castilla La Mancha

La denominación de origen Vinos de la Tierra de Castilla La Mancha es una indicación geográfica para los vinos que se elaboren con uvas producidas en esta comunidad autónoma. La aprobación de esta denominación se produjo en 1999 por las Cortes de Castilla La Mancha y ha sido una gran apuesta al sector vitivinícola al dotarles de un instrumento para potenciar al máximo las posibilidades de comercializar los vinos producidos en la zona.

La ley por la que se crea esta indicación permite la utilización de la misma para todos los vinos que hayan sido obtenidos íntegramente con las uvas de la región. Castilla La Mancha tomó la iniciativa en la revolución que está experimentando el mundo del vino en España y creó un vino regional, un producto que puede competir en los mercados internacionales en igualdad de condiciones.

Castilla La Mancha cuenta con cinco provincias, cada una de las cuales tiene diferentes climas, crecen diferentes variedades de uvas. Las zonas vinícolas han desarrollado una cultura del vino que se puede conocer en cada una de sus bodegas y en las localidades en que se ubican.

La amplia modernización en las tecnologías para la elaboración de los vinos ha generado más de 600 marcas comercializadas bajo la denominación de origen Tierra de Castilla, con unas cualidades excepcionales en cada una de sus variantes.

Las variedades de uvas permitidas por esta denominación de origen son en las tintas: Bobal, Garnacha Tinta, Cabernet Saugvinon, Tempranillo o Merlot. Y entre las variedades blancas: Chardonnay, Macabeo, Saugvinon Blanc o Malvar, entre otras.

De norte a sur y de este a oeste, Castilla La Mancha es la gran región vitivinícola por excelencia.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.