Vinos con D.O. Toro

La denominación de origen Toro ampara la zona de producción de los vinos que se encuentra situada al sureste de la provincia de Zamora y suroeste de la provincia de Valladolid. La extensión total de la zona que ampara esta denominación de origen cuenta con una superficie de 62.000 hectáreas, aunque los viñedos ocupan 8.000 hectáreas.

Esta zona se caracteriza por un clima continental con influencias atlánticas. Las condiciones climáticas, de extremado frío en invierno o gran número de horas de sol en verano, dan una calidad excepcional a la uva, lo que es primordial para la elaboración de buenos vinos. Los suelos son calizos sobre material no consolidado, muy importante para la calidad de la uva. La variedad de uva permitida por esta denominación de origen es la Tinta de Toro, Garnacha, Verdejo y Malvasía. Los tipos de vinos que se elaboran son tintos, blancos y rosados.

El compromiso con la calidad conlleva el cumplimiento de una normativa rigurosa vigente, que dicta el Reglamento por el que dicha denominación de origen se rige. En el Reglamento se regula todo el proceso de elaboración, desde la implantación del viñedo hasta la comercialización del producto embotellado.

Los vinos tintos se elaboran principalmente con la variedad Tinta de Toro, buscando siempre el grado de madurez necesario para obtener vinos donde el equilibrio de sus componentes redunde en la notable calidad de los vinos. Los rosados son elaborados con las variedades Tinta de Toro Y Garnacha, por el método tradicional para mantener y reservar todo el aroma de las variedades. Los vinos blancos son elaborados con las variedades Malvasía y Verdejo, mediante prensa neumática con maceración corta en frío para preservar todo el aroma.

La denominación de origen Toro cuenta con un consejo regulador que vela por las normas establecidas en el Reglamento, que garantiza la calidad del producto. Avala la calidad a más de 50 bodegas amparadas como Bodegas Toresanas, autorizándose la elaboración de vinos blancos, rosados y tintos. Los tintos tienen la mención de jóvenes, crianzas, reservas y grandes reservas.

Una denominación de origen cuyo principal objetivo es romper el mito de que “los vinos de Toro se pueden comer con cuchillo y tenedor”.

En los últimos años, críticos nacionales e internacionales han puesto en valor los vinos de Toro, avalando su gran calidad.

Mostrando todos los resultados 3