Vinos con D.O. Rioja

Con la Denominación de Origen Rioja se distinguen ciertos vinos elaborados en las comunidades autónomas de La Rioja y el País Vasco sobre todo, y en menor medida en Navarra y Castilla y León. Las zonas de producción se dividen en: Rioja Alta, Rioja Baja y Rioja Alavesa, donde se originan vinos de distintas características con una producción media anual de 250 millones de litros.

Los vinos de la Rioja están amparados por la denominación de origen más antigua de España. A finales del siglo XIX nace el Rioja moderno y se dota de identidad propia el nombre de un producto vinculado a su origen, surge la preocupación de los viticultores y elaboradores por proteger tal identidad, inquietud que culmina con el reconocimiento oficial en Junio de 1925 de la Denominación de Origen Rioja.

Las variedades de uvas permitidas son para las tintas Tempranillo, Garnacha Tinta, Mazuelo y Graciano. Y para las blancas Viura, Malvasía y Garnacha Blanca. Las variedades preferentes son la Tempranillo en tinto y la Viura en blanco.

Hoy Rioja es una de las denominaciones de origen del mundo que mayores garantías ofrece respecto a la calidad y autenticidad de sus vinos, y una de las pocas que exige el embotellado en origen para toda su producción. La eficaz aplicación por parte del Consejo Regulador de una normativa de autocontrol muy rigurosa ha sido capaz de transmitir seguridad y confianza a los consumidores y le ha permitido alcanzar la posición de liderazgo que los vinos de Rioja ocupan en el mercado.

Los vinos de Rioja son frescos, aromáticos, de composición equilibrada y excelente buqué.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.